lunes, 18 de mayo de 2009

Sobre el olvidado Siglo XX

Tony Judt, Sobre el olvidado Siglo XX, Taurus, Madrid, 2008.

Título origianal: Reappraisals: Reflections on the Forgotten Twentieh Century

Traducción de Belén Urrutia



Apenas llevamos una década de Siglo XXI, y sin embargo, parece que hemos olvidado el siglo del que venimos. Al menos parece que hemos dejado de buscar en él cosas que puedan sernos útiles para nuestro tiempo. Es cierto que en estos inicios de siglo la historia parece haberse desbocado y puede dejarnos poco tiempo para reflexionar sobre nuestro pasado más inmediato y las enseñanzas que de él puedan extraerse. Pero corremos el grave riesgo de olvidarnos muy deprisa de donde estábamos ayer. En estos tiempos, donde desde muchos puntos se anima a recuperar la memoria, tenemos que poner cuidado en no perder nuestra memoria más inmediata.

Esta es la reflexión que ha movido al historiador Tony Judt a dar a la imprenta este libro, donde medita sobre algunos de los aspectos más controvertidos del extinto Siglo XX. Quizás para muchos, el pasado siglo, con sus guerras mundiales, sus holocautos, sus telones de acero, sea un tiempo que merece la pena enterrar y olvidar, pero precisamente el hecho de que a la Primera Guerra Mundial siguiera una Segunda, que se sucedieran los exterminios y que los muros se extendieran por el mundo, demuestra que el hombre olvida demasiado rápido su pasado más cruel e inmediato. El olvido es algo que ya no nos podemos permitir.
Por eso es importante volver la vista atrás a observar el mundo que hemos dejado hace tan poco tiempo, precisamete cuando la realidad presente parece que se nos desboca. A eso puede ayudarnos el presente libro donde en forma de artículos Judt reflexiona sobre hechos que han ocurrido en términos históricos muy recientemente. En definitiva nos ayuda a confrotarnos con nuestro pasado, a que no lo dejemos de lado como cosa inservible y de la que nada podemos sacar.
Creo que en periodos de crisis es bueno mirar atrás, ver lo que ha sucedido y como hemos llegado hasta aquí. ¿Era esto lo que esperábamos?, ¿dónde se torció el camino?, son preguntas que debemos hacernos y formularlas es la única forma de que nos hagamos una idea del mundo en que vivimos y de sus posibles direcciones

2 comentarios:

Lluís Salvador dijo...

Hola:
No conocía este libro, pero parte de una premisa muy interesante, y es que el fenómeno que se comenta de la pérdida de referentes históricos (incluso inmediatos) se está haciendo demasiado común. Lo buscaré, tu comentario me ha picado la curiosidad.
Un saludo!

Javier dijo...

Saludos Lluís, efectivamente, vivimos un inicio de siglo que parece haber cortado sus conexiones con el anterior y se hace necesario recuperarlo.