lunes, 18 de agosto de 2008

Nieve


Orhan Pamuk, Nieve, Madrid, Alfguara, 2005.
Título original: Kar
Traducción de Rafael Carpintero.
Ka, periodista y poeta turco exiliado en Alemania, regresa a su ciudad natal de Kars en la frontera noroeste de Turquía. El motivo de su vuelta es cubrir para un diario de Estambul las próximas elecciones municipales además de escribir un reportaje sobre la ola de suicidios de chicas jóvenes que se ha desatado en la ciudad.
Los suicidios, todos de jóvenes islamistas parecen explicarse por la desesperación de las chicas tras la obligación impuesta por el estado de descubrirse la cabeza para asistir a las clases. A su vez los islamistas que han ido captando adeptos entre la empobrecida ciudadanía de Kars llevan ventaja de cara a las elecciones.
En el ambiente enrarecido de la ciudad fronteriza, se mezclan las pasiones políticas de islamistas, activistas kurdos, laicistas seguidores de Atatürk y militares temerosos del triunfo de los radicales.
El poeta Ka, protagonista de la obra, representa aquí la visión de los intelectuales turcos occidentalizados que desean el progreso para su país y su acercamiento a Europa. Sin embargo, envuelto en el torbellino político irá mostrando comprensión ante las diversas sensibilidades representadas en la localidad.
Cuando la nieve acabe por aislar la ciudad del resto del mundo, los acontecimientos se precipitarán, algunos decidirán imponer sus ideas por la fuerza, desatando el caos y la represión en la ciudad. Ka que está viviendo los mejores momentos de su vida gracias a un amor correspondido, no podrá evitar verse involucrado en la vorágine de venganzas que se desencadenará.
Onhar Pamuk fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2006, siendo el primer turco en recibir este importante galardón.

2 comentarios:

Andrómeda dijo...

El año pasado leí este libro, y me gustó mucho. ¡Cuántas posturas ideológicas que desencadenan innumerables conflictos y cuántos sentimientos encontrados al enfrentarse a la idea de occidente!
Me encanta tu reseña, además me ha hecho recordar muchos detalles olvidados.
Con tu permiso te enlazo a mi blog.
Saludos.

Javier Fernández dijo...

Nunca antes había leído nada de Pamuk y me impactó mucho, además nos abre una puerta hacia un país tan lejano y a la vez tan cercano como la Turquía actual. Gracias por enlazarme a tu blog.