miércoles, 16 de julio de 2008

Las mujeres, que leen, son peligrosas

Hasta la época moderna la lectura fue cosa de muy pocos, la inmensa mayoría de la población era analfabeta, y el acceso a los libros caro y cosa de privilegiados. En el caso de la mujer la lectura era además algo controlado por su entorno, ellas, con unas funciones regidas por una sociedad masculina no debían dedicarse al estudio y mucho menos a leer por placer y abrirse a nuevos mundos y experiencias fuera de su estrecha y vigilada cotidianeidad.

Pero las mujeres fueron cambiando esto, fueron adentrándose en las privadas sastisfacciones y los conocimientos que los libros aportan. Y no fue este desde luego un avance menor en el largo y trabajoso camino hacia su emancipación.

Primero furtivamente, escondiéndose incluso a los ojos de la sociedad, en sus espacios privados fueron ampliando sus lecturas, desde los libros de oraciones pasaron a los libros de viajes, a las novelas de aventuras y de amores, a las sensaciones. Más tarde ya libremente, sin tener que ocultarse de nadie las mujeres leyeron y escribieron, adquirieron y contaron experiencias. Desde hace tiempo todas los estudios señalan que ellas leen más que los hombres, y ahí ganan por que viven más cosas, son más sabias, para muchos son más peligrosas.

Este libro de Stefan Bollmann, nos abre una ventana a la intimidad de la mujer lectora, a mujeres que leen en solitario o en compañía, que leen en voz alta, que se concentran y reflexionan sobre lo que han leído.

La obra es también un repaso a la Historia del Arte desde la perspectiva de la relación entre la mujer y el libro. Desde La Anunciación de Simone Martini hasta las tendencias del Siglo XX, las mujeres leen y nosotros tenemos la suerte de observarlas en maravillosas obras de arte acertadamente comentadas por el autor.

Alexander Alexandrowitsch Deineka, Mujer joven con libro, 1934
Museo Nacional de Rusia, San Petersburgo










Jean-Jacques Henner, La lectora, hacia 1880

Museo de Orsay, París











Stefan Bollman, Las mujeres, que leen, son peligrosas, Maeva Ediciones, Madrid, 2006.

3 comentarios:

Andrómeda dijo...

Qué libro tan interesante, ¡me lo apunto!
Somos muy peligrosas, sí. :)

Balovega dijo...

Hola.. te encontre por casulidad y me alegro.. Una bella entrada y gracias por tu recomendación.. me lo compraré.. Felices sueños..

anna.s dijo...

Que maravilloso conocer sobre este libro el cual compraré lo antes posible.
La lectura es la principal vía para nutrir el conocimiento, que sin duda permite que tanto hombres como mujeres seamos capaces de comprender y disfrutar el mundo que nos rodea.
Gracias por compartir y ya estoy siguiendo tu BLOG.
Saludos desde México!